jueves, 8 de noviembre de 2007

eterno

las preguntas nos alejan vertiginosamente de las respuestas.
te pregunto, me pregunta, nos preguntamos.
queremos saber siempre todo. ansiedad cognitiva, le dicen.
las palabras enredan las distancias. enredan las voces que se preguntan por estos medios tan impúdicos. esto de decir y no decir. decir y callar. callar y saber. odiar. amar. callar.
por que somos seres tan idiotas. por que caminamos siempre estos mismos bordes. estos mismos ángulos. miramos las cosas tantas veces que dejamos de mirarlas.
andamos tantas veces esta misma vereda. sabemos exactamente que viene después de cada esquina. y sin embargo, aún la ansiedad nos mueve. quizá haya cambiado en ese segundo. en esa noche. en estos días.
de lejos un rato. y cuando las cosas no se ven, todo parece estar cambiando. se sucede el tiempo como si estuvieramos perdiendonos una revuelta. el movimiento. lo que quería que sucediese. que se desata justo cuando se decidide dejar de esperar.
lo mismo siempre todo. de lejos, es la pérdida. y de cerca, todo igual.
y adonde vamos?
y nos alejamos de las respuestas, por que necesitamos seguir haciendonos las preguntas.

1 comentario:

living dead dijo...

Alguien nos da cuerda.

Buscamos entender como quien busca comer. Saciar el apetito.
Comprender no resuelve nada, sino que lo complica todo.

Hace tiempo decidí que la mejor opción (la única) es dejarme llevar por la corriente preocupándome sólo por mantener la cabeza razonablemente afuera.

Y cuando hasta eso sea doloroso como masticar un puñado de alfileres, simplemente me dejaré hundir.

Me encanta cómo escribís.

Un beso.